Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Agustinas Misioneras

salud  ıllı Agustinas Misioneras 


La visión de san Agustín de mil seiscientos sesenta y tres de Mateo Cerezo. Agustín de Hipona es considerado padre y profesor por la agustina misionera.

Las agustinas terciarias que partieron del beaterio de Barna para Filipinas, tenían como misión la atención de las pequeñas huérfanas, singularmente las descuidadas, para las que la terciara agustina debía ser madre y maestra; con capacidad para reemplazar, hasta donde fuera ello posible, la experiencia de amor y cariño, y con capacidad para trasmitir los conocimientos que orientan la psique hasta la independencia y libertad. La labor era lo más distante de aceptar de la dirección de un riguroso internado o bien de una dadivosa casa de acogida asistencial. Desde el momento en que llegaron, las religiosas debieron aceptar la labor de la enseñanza.


Por ello se cambiaban las primeras programaciones, se procuró que la formación de las misioneras se adaptara a la finalidad de la obra, y deciden los religiosos agustinos que, en adelante, las aspirantes a la misión hayan sido desde el comienzo orientadas para ese trabajo y formadas a la altura de las necesidades que demandaba la misión confiada. Por tal razón prefirieron que se fundase un noviciado donde las misioneras consiguiesen el título de maestras. De esta forma la propuesta que se hace al Beaterio de Barna está bien definida. La única profesora titulada en tal comunidad era Clara Cantó, junto a ella mandaron a Filipinas a Mónica Mujal y Querubina Samarra, quienes tenían conocimiento de las letras y una cultura educativa bien formada.


El P . Font intentó anteriormente el permiso del obispado de la villa de Madrid para el establecimiento de las santurronas de Barna en la corte. Con un oficio fechado en ocho de marzo de mil ochocientos noventa solicitaba el prelados de la capital de España autorización para dicho establecimiento. La contestación afirmativa la recibió con la comunicación (diez de marzo de mil ochocientos noventa) de un decreto firmado por el arzobispo mismo y su secretario Donato Jiménez. La concesión iba condicionada a la presentación de las letras comendaticias del prelados de Barna y se recordaba que no se podía entregar el establecimiento de otro noviciado, si la Congregación misma y sus Constituciones no habían sido ya aprobadas por la santa Sede.


Era preciso proceder a la capacitación preceptiva de la comunidad recién establecida en la calle del General Pardiñas. El P.Font, con data seis de mayo de mil ochocientos noventa, mandaba a la curia de la capital de España una certificación en la que hacía constar que Clara Cantó reunía todas y cada una de las condiciones para ser nombrada superiora de la nueva fundación. En el margen de tal informe y con exactamente la misma data se dictaminó enviar dicho nombramiento, que conforme la relación que nos sirve de guía, tuvo lugar el siete del mismo mes.


El veintiseis de noviembre de mil novecientos cuarenta y cuatro quedaban extinguidas las 2 Congregaciones de Misiones Agustinas de Ultramar y Agustinas Terciarias de la Enseñanza, y de los elementos personales y materiales de las dos nació una nueva Congregación que recibió el nombre de Agustina Misioneras de Ultramar, que como afirma el decreto de unión, era el título original que la Congregación había comenzado a emplear en mil ochocientos noventa cuando fue aprobada por el prelados de la capital española la casa noviciado fundada por iniciativa de la provincia de Filipinas. En ese entonces, la Congregación de Agustinas Misioneras de Ultramar contaba con veinticuatro casas, de las que trece en España, siete en Brasil, dos en China y dos en Argel. El número de religiosas era de doscientos veintidos, de las que había: ciento cincuenta en España, cincuenta en Brasil, doce en China y diez en Argel. El veintiocho de agosto de mil novecientos sesenta y dos la santa Sede reconoció el instituto como congregación religiosa de derecho pontificio.

Presencia de las agustinas misioneras en el planeta.

La Congregación de Agustinas Misioneras es un instituto religioso centraliza, cuyo gobierno lo ejercita la superiora general y su sede central se halla en la ciudad de Roma. Las agustinas misioneras se dedican en especial a la educación de la juventud y a la promoción del Evangelio, en los diferentes centros de educación de su pertenencia y en las misiones asignadas en diferentes unas partes del planeta.


En dos mil quince, la congregación contaba con unas cuatrocientos treinta y dos religiosas y setenta y tres casas, presentes en Italia (Roma), España (la villa de Madrid, Logroño, Barna, Avilés, Sevilla, Valladolid, León), Argentina (Buenos Aires, santa María, Cafayate, Molinos), Brasil (S. Paulo, Sao Miguel Paulista, Goiânia, Jundiaî, Catalao, Jataî, Belo Horizonte, R. de Janeiro, Divisópolis, Belém, Breves, Soure, Portel), Chile (S. de Chile), Colombia (Bogotá, Barranquilla, Chocó), Perú (Nauta, Iquitos, Lima), Rep. Dominicana (santo Domingo, Sabaneta), Argelia, Guinea ecuatorial, Kenia, Mozambique, Tanzania, India (Bangalore, Onnalvadi, Chikkodi, Narasannapeta, Dharmapuri, Meghalaya, Tamil Nadu), Filipinas (Dagupan) y Taiwan.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Agustinas Misioneras

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas