Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Canónigos regulares de la Orden de la Santa Cruz

salud  ıllı Canónigos regulares de la Orden de la Santa Cruz 


Teodoro de Celles (mil ciento sesenta y seis-mil doscientos treinta y seis), considerado el creador de Orden de la santa Cruz. Estatua en el convento de Biyemburg.

La orden fue fundada el catorce de septiembre de mil doscientos once, por un conjunto de 5 canónigos de la diócesis de Lieja, entre aquéllos que resalta Teodoro de Celles. Estos viajaron a Jerusalén a lo largo de la tercera cruzada, acompañando a Rodolfo de Zähringenpríncipe-prelados de Lieja. En ello conocieron la tarea de los Canónigos Regulares del santo Sepulcro. Al regresar a Lieja, los 5 dejaron el capítulo de la catedral y se fueron a hacer vida en común, siguiendo la Regla de San Agustín, con un modo de vida muy parco. Establecieron en Clairlieu, cerca de Huy.


Los nuevos canónigos escogieron la cruz como símbolo que pusieron sobre el hábito, con lo que fueron conocidos como crucíferos, aquellos "que llevan la cruz", (en francés: crosiers).


Los creadores deseaban mudar el modo de vida cómodo y simple de los canónigos de la temporada, volviendo al espíritu original de la regla y llevando un modo de vida apostólica basada en el los primeros cristianos. La iniciativa fue aprobada por Honorio III y confirmada por el Primer Concilio de Lyon en mil doscientos cuarenta y cinco, mas no fue sino más bien hasta mil doscientos cuarenta y ocho, cuando Inocencio IV aprobó sus Constituciones y con ellas la Orden. Este papa les dio oficialmente la Regla de San Agustín. Aparte de la oración, los canónigos atendían a los peregrinos y los necesitados que se hallaban de paso, ofreciéndoles hospitalidad en sus conventos y centros de salud.


Expansión, decadencia y Reforma


Hasta el año mil cuatrocientos, la Orden abrió nuevas casas en Inglaterra (Londres), Francia (París y Toulouse), Alemania (Colonia) y los Países Bajos, a fines del siglo XV contaban con unos cuarenta conventos en toda Europa.


Durante el Gran Cisma de Occidente, los crucíferos franceses apoyaron a los papas de Aviñón, al tiempo que el resto a los de Roma; esta división desembocó en la relajación de la vida en los conventos de la orden, pese a los intentos de reforma y unificación de los episodios generales que festejaban anualmente.


Entre los siglos XV y XVI, los países del norte de Europa, influidos por el movimiento de la Devotio moderna, empezaron la reforma de la práctica de la orden, introduciendo muchos cambios que llevaron a un renacer en el norte, donde se crearon más de ochenta conventos. Los franceses, en cambio, rechazaron cualquier reforma y la orden degeneró en Francia hasta su desaparición a lo largo de la Revolución francesa.


El desarrollo se detuvo en el siglo XVII a causa de la Guerra de los Treinta Años y otros enfrentamientos, las epidemias de peste y las consecuencias de la Reforma protestante. En Inglaterra, la orden fue suprimida por Enrique VIII de Inglaterra, y en los estados protestantes se cerraron casas que habían sido florecientes. La mentada Revolución francesa acabó por terminar con los pocos conventos que quedaban en Francia.

Monasterio de santa Ágata, uno de los 2 monasterios que subsistió a las supresiones. El día de hoy es considerada la casa madre de la Orden pues desde allá se dio comienzo a la restauración.

La crisis de las órdenes religiosas del siglo XIX, provocada por las secularizaciones y supresiones en los estados europeos afectaron los crucíferos. Solo subsistieron 2 conventos en los Países Bajos, Uden y Sint Agatha, mas en mil ochocientos catorce, Guillermo I de los Países Bajos prohibió que aceptaran nuevos miembros: al final de los años treinta, solo quedaban 4 crucíferos, 2 en Uden y 2 en Sint Agatha.


En mil ochocientos cuarenta Guillermo II de los Países Bajos levantó la prohibición de nuevas vocaciones, de entre ellas, Henrique van den Wijmelenberg escogido después profesor general. Los crucíferos reconocen en él el restaurador de la orden o bien aun como un segundo creador.


La orden volvió a extenderse por Bélgica y los Países Bajos; procuraron, sin éxito, establecerse en Wisconsin, en los USA, donde 9 crucíferos trabajaban con inmigrantes holandeses y belgas; la guerra civil de Norteamérica, no obstante, impidió que abriesen un priorato. A lo largo del siglo veinte, se expandió por el planeta abriendo misiones en la República Democrática del Congo en mil novecientos veinte, Indonesia (mil novecientos veintiseis, Java, y ágata-Asmat, mil novecientos cincuenta y ocho), en Brasil (mil novecientos treinta y cuatro), en E.U. (mil novecientos diez), en Alemania y Austria. Habían regresado a Italia, donde abrieron un instituto y la intenta general en la ciudad de Roma, mas Benito Mussolini expropió a la Orden de sus posesiones. En mil novecientos treinta y ocho establecieron la presente curia general en la basílica de San Giorgio al Velabro de la ciudad de Roma.

Crucíferos en Campo Belo, Brasil.

La Orden actualmente se dedica a la celebración del Culto Divino y tiene numerosas obras de apostolado.


En dos mil once la orden contaba con cuatrocientos veinticinco religiosos (doscientos sesenta y nueve de ellos sacerdotes) y cuarenta y seis casas en: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, República democrática del Congo, USA, Indonesia y los Países Bajos. La casa general se halla en la ciudad de Roma, en la Basílica de San Giorgio in Velabro, donde radica el profesor general de la orden, cargo que en la actualidad ostenta Glen Lewandowski.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Canónigos regulares de la Orden de la Santa Cruz

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas