Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Filipenses Misioneras de Enseñanza

salud  ıllı Filipenses Misioneras de Enseñanza 


Gertrudis Castañer (mil ochocientos veinticuatro-mil ochocientos ochenta y uno), una de las creadoras de la congregación.

Los hermanos Marcos y Gertrudis Castañer y Seda, de la urbe de Mataró, Provincia de Barna, (España), desearon dar contestación a los inconvenientes que acarreaba la industrialización de la urbe, la deshumanización gradual de la sociedad, y el hecho de que hombres y mujeres trabajaran en las factorías hacía que sus hijos no recibiesen exactamente la misma atención que ya antes. Para esto, con sus recursos se dedicaron a la "renovación cristiana de la sociedad" a través de el apostolado y la instrucción cristiana de las pequeñas y jóvenes, particularmente las más necesitadas. Los 2 hermanos pronto conciben un proyecto más ambicioso: una fundación para la promoción cristiana y cultural de la mujer. Gertrudis había empezado su vida religiosa en un monasterio de carmelitas descalzas, mas por problemas médicos salió de él sin profesar. Con el deseo de proseguir sirviendo a los más necesitados, empezó a acoger en su casa a pequeñas pobres, para enseñarles el catecismo y las primeras letras.


Fundación y aprobación


Ya en mil ochocientos cincuenta y siete, los 2 hermanos comienzan a acoger y instruir jóvenes en la casa solariega de los Castanyer de Mataró, y exactamente el mismo año, el prelados Antonio Palau, en una visita, los incita a proseguir la labor. La congregación de las Hermanas de San Felipe Neri empezó formalmente su vida el veintiuno de noviembre de 1858; en escaso tiempo reúnen hasta trescientos pequeños y jóvenes, hijos de los trabajadores de las factorías y de las criadas que servían en la urbe. Ofrecían enseñanza primaria, escuela nocturna y dominical, catequesis y ejercicios espirituales a pequeñas y jóvenes obreras. De estas actividades se encargaban ciertas señoritas y las hermanas del Instituto. Por vez primera, en Mataró, se establecen escuelas de esta clase y escuelas para mujeres adultas. El papa Pío IX bendijo la compañía en mil ochocientos cincuenta y nueve. El siete de diciembre de mil ochocientos setenta, la congregación recibió el decretum laudis y la aprobación terminante el siete de julio de mil novecientos catorce, de manos de Pío XI. Las hermanas filipenses abren el primer noviciado en mil ochocientos sesenta, y el dos de julio de mil ochocientos sesenta y dos las primeras religiosas van a hacer los primeros votos.


Supresión y restauración


La revolución de mil ochocientos sesenta y ocho hizo que Marcos Castanyer saliese en exilio de España, la congregación fue suprimida y sus recursos decomisados. Un par de años después las hermanas retornaron a España, y se establecieron en un piso de la familia Puigoriol, en la calle Montcada de Barna. Ese año (mil ochocientos setenta), abren una escuela de pago, y en mil ochocientos setenta y ocho, siendo devuelta a la familia la propiedad de la casa de Mataró, Gertrudis Castanyer la vende y con el dinero conseguido adquieren una casa en Sant Gervasi de Cazuelas, donde se instalará la casa madre de la congregación. Pronto se extendieron por Cataluña y a continuación, desde mil novecientos siete, por el resto de España y América Latina: México (mil novecientos siete), Cuba y Valladolid (mil novecientos catorce), Chile (mil novecientos cincuenta), Colombia, E.U. (Las Vegas) y la Rep. Dominicana. Las constituciones reciben la aprobación terminante en mil novecientos veintinueve, desde entonces reciben el nombre de Filipenses Misioneras de la Enseñanza.


En mil novecientos treinta y seis, a lo largo de la Guerra civil de España, múltiples religiosas continuaron presas y el fichero histórico de la congregación, situado en Barna, se perdió absolutamente, con lo que los comienzos de la congregación son bastante difíciles de reconstruir.


El carisma de las Filipenses de la Enseñanza es la renovación cristiana de la sociedad, prestando atención a los más necesitados y ofreciéndoles educación cristiana en institutos, catequesis, viviendas y casas de espiritualidad. En Latinoamérica hacen apostolado misionero y pastoral diocesana. La espiritualidad es la propia de Felipe Neri: espíritu de oración, caridad, humildad y alegría. A él deben el nombre de filipenses y es el patrón del Instituto.


La congregación se organiza en 5 delegaciones, con cuarenta y uno casas y veinte institutos en España, México, Cuba, R. Dominicana, Colombia, Chile y U.S.A.. En dos mil ocho han abierto una misión en Sudán del S.. La casa general es en la villa de Madrid y su actual superiora general es la religiosa de España María Nieves Alonso León. En dos mil once el número de religiosas era de doscientos treinta y dos.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Filipenses Misioneras de Enseñanza

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas