Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Hermanos menores recoletos

salud  ıllı Hermanos menores recoletos 



La fundación de «casas de recolección», conventos donde los monjes expectantes de dedicarse a la oración y la penitencia podían retirarse para consagrarse al recogimiento espiritual (recollectio) en Francia, pese a la oposición inicial, era una demanda de ámbitos de los hermanos menores observantes, para vivir la regla original de la orden en la rigurosa observancia de su parquedad, quizá por repercusión a imitación de lo que se había hecho en España con los hermanos menores descalzos o bien en Italia con los hermanos menores rehabilitados.

Las guerras de religión en Francia habían tenido efectos perjudiciales en los conventos franciscanos. Una primera casa rehabilitada se creó en Cluys en mil quinientos setenta, mas duró poco tiempo. Fue el capuchinoFranz Dozieck el primero que impulsó de manera firme el desarrollo de la reforma, cara mil quinientos ochenta y tres como protejo del convento observante de Aquitania. El primer convento rehabilitado fue el de Rabastens-sur-Tarns, en tal zona.

En mil quinientos noventa y cinco, Bonaventura da Caltagirone, ministro general de los franciscanos, invitó a los menores rehabilitados italianos a establecerse en Francia y también empezar una reforma y decretó constituciones para la "provincia belga y germánica". Los rehabilitados italianos, no obstante, debieron retirarse por la antipatía de la población. Las casas que habían ocupado fueron cedidas a los recoletos franceses, con el permiso del general: se puede estimar mil quinientos noventa y siete la data de nacimiento oficial de la Recolección. Cara mil seiscientos, las casas recoletas ya eran 5, entre ellas Tulle (mil quinientos ochenta y cinco), Nevers (mil quinientos noventa y dos), Limoges (mil quinientos noventa y seis) y París (mil seiscientos tres).

Clemente VIII, partidario de las reformas, decretó la bula Pro iniuncto nobis el veintiseis de marzo de mil seiscientos uno, dando a los recoletos exactamente los mismos privilegios que los franciscanos rehabilitados italianos, con un comisario general sometido a la autoridad del provincial observante.

El nuevo comisario, fray Nathanaël el Savi, creó los conventos de Tolosa y Burdeos, y en mil seiscientos doce dividió Francia en 2 provincias: la de San Bernardino, en el sur, y la de San Dionisio en el norte, aparte de la Custodia de San Antonio "in Delphinatu", en el Delfinado. El desarrollo fue notable, en especial la primera mitad del siglo XVII; después, la difusión de la orden de los capuchinos la frenó. Los reyes franceses, desde Enrique IV de Francia, los honraron y dieron privilegios, mas a cambio los recoletos fueron demasiados dependientes de los reyes. Asimismo fueron los capellanes del ejército francés y reconocidos como reverendos. Combatieron el calvinismo y, a lo largo de las guerras de religión, apostaron por el discute pacífico y la resolución del enfrentamiento sin violencia. Resaltaron asimismo por su labor de asistencia a los enfermos, heridos de guerra y necesidades.

Desarrollaron una enorme actividad misionera, en especial en Canadá (con un noviciado en Quebec en mil seiscientos veintidos, hasta mil setecientos sesenta y tres, cuando fueron expulsados para los británicos) transladadose a Monasterio de Recoleta en la ciudad de Buenos Aires en Argentina y los británico asimismo los expulsaron de Mozambique. En mil seiscientos cuarenta y dos crearon un convento en Trípoli y en mil seiscientos sesenta lo procuraron, sin éxito, en Esmirna. Tampoco dejaron de lado, al revés que otras ramas rehabilitadas, los estudios teológicos ni históricos, con figuras esenciales como el irlandésLuke Wadding (mil quinientos ochenta y ocho-mil seiscientos cincuenta y siete), autor de los Annales Minorum.

En mil setecientos setenta y uno, la Commission des Réguliers, creada para regular las órdenes religiosas, dejó los recoletos proseguir en Francia sin que tuviesen que unirse a los Monjes Menores Conventuales. Contaban con once provincias y unos once.000 miembros, mas la orden fue suprimida por la Revolución francesa.

En Bélgica y Alemania

Convento franciscano en Mühlen, Alemania.

Los recoletos de la llamada nación germanobelga no proceden del mismo origen que los recoletos franceses.

En mil quinientos diecisiete de había creado la provincia observante de Sajonia (Saxonia S. Curcis), como asimismo las de Colonia y Estrasburgo. La reforma protestante detuvo la capacitación de la provincia de Turingia y provocó que la de Sajonia quedase reducida a un solo convento, en Halberstadt, que en mil seiscientos veintiocho tenía un solo monje. Entonces la provincia de Colonia, que en mil seiscientos veintiuno había dado los estatutos de las casas de recolección en todos y cada uno de los conventos, se encargó del sajón, que tuvo un veloz desarrollo, creándose la provincia de Turingia en mil seiscientos treinta y tres. En mil seiscientos cuarenta y seis los conventos adoptaron el nombre de Monjes Menores Recoletos.

Otros conventos prosiguieron el ejemplo y, cara mil seiscientos ochenta y dos, la reforma se extendía a Alemania, Bélgica, Países Bajos, Inglaterra y también Irlanda.

Estos recoletos proseguían una disciplina muy rigurosa, con un seguimiento estricto de la regla original. Tenían un comisario general particular y, desde mil setecientos tres, un procurador general en la ciudad de Roma, que representaba asimismo a los franciscanos descalzos de España y Portugal. Benedicto XIII, al sancionar los estatutos en mil setecientos veintinueve, les solicitó que dejasen la denominación de recoletos y ciertas características particulares del hábito, mas Clemente XII los dejó seguir con ellos un par de años después.

Los efectos de la Revolución francesa en Alemania y la eliminación del Sagrado Imperio Romano Germánico (mil ochocientos tres), hizo que la provincia de Colonia fuera suprimida y la de Turingia (Fulda) reducida a 2 conventos. Al tiempo que muchos franciscanos de Prusia emigraron cara los USA, las provincias de Baviera y Sajonia prosiguieron medrando, singularmente en Westfalia y Renania. Se crearon nuevas provincias en Norteamérica y Brasil, y en mil novecientos dos se creó una nueva provincia en Silesia.

Como el resto de ramas observantes, fue suprimida en mil ochocientos noventa y siete, pasando sus miembros y conventos a formar, con los franciscanos observantes, los rehabilitados y descalzos, la Orden de Hermanos Menores.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Hermanos menores recoletos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas