Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Hijas de San José

salud  ıllı Hijas de San José 


Francisco Javier Butiñá i Centro de salud (mil ochocientos treinta y cuatro-mil ochocientos noventa y nueve), creador de la Congregación de las Hijas de San José

En medio del proceso de industrialización de la economía de España, existía el inconveniente del empobrecimiento al que estaban sometidas las mujeres pertenecientes a la clase más enclenque de la sociedad catalana. Francisco J. Butiñá i Centro de salud, maestro, escritor y misionero jesuita catalán, se sintió llamado al servicio de los trabajadores pobres y en especial de las mujeres. Para esto creó en mil ochocientos setenta y cuatro la Congregación de Siervas de San José. El trabajo industrial y fabril debían ser lugares donde se pudiese armonizar la industria para ganarse el pan, con lo más auténtico del cristianismo. Los jesuitas fueron expulsados de España y Butiñá se vio obligado a dejar el instituto a cargo de Bonifacia Rodríguez Castro.


Cuando Francisco Butiñá retornó a España, comenzó a organizar, así como 6 mujeres expectantes de consagrar su vida a Dios y al prójimo, en Calella de la Costa una comunidad dedicada al servicio de las clases obreras. Se llamaban a sí "trabajadoras cristianas" y empezaron a vivir como religiosas, compatibilizando el trabajo en su nuevo taller de medias. En mil ochocientos setenta y siete María Isabel Maranges, por voluntad del creador, tomo las bridas de la nueva congregación, rama catalana de las Siervas de San José. El deseo de Butiñá era unir en un futuro las 2 congregaciones en una. El tentativo de unir las 2 ramas en mil ochocientos ochenta y dos no tuvo éxito, con lo que la rama de Calella tomó el nombre de Hijas de San José.


La Congregación de las Hijas de San José recibió el decreto de lode de una parte del papa León XIII el veintiuno de septiembre de mil novecientos y la aprobación terminante el catorce de noviembre de mil novecientos dos. Las Constituciones fueron aprobadas en veintiuno de mayo de mil novecientos treinta y cinco.


Francisco J. Butiñá se inspiró en una forma específica de vivir el seguimiento de Jesús, el obrero de Nazaret, que se encarna en la historia, en un pueblo, que vive en familia y trabaja en labores fáciles, dignificando de esta manera el trabajo humano. Por ende, para el creador de las josefinas, el trabajo es el medio en el que se debe forjar la santificación. Las religiosas de la congregación se comprometen a no cejar hasta lograr la perfección hermanando la oración con el trabajo. Las hermanas butiñanas, son religiosas obreras y son llamadas a vivir a la luz del taller (palabra que reemplaza al tradicional nombre de convento) y a continuar a Jesús Obrero.


La Congregación de las Hijas de San José se dedican a la promoción de las obras sociales a favor de la clase obrera, con el objetivo de enseñarles a santificar el trabajo.


En dos mil once, las josefinas eran unas quinientos dieciocho religiosas y tenían unos sesenta y siete talleres, presentes en: Angola , Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, España, USA, Guatemala, México, Paraguay, Uruguay.


La congregación está organizada en 4 provincias (Cataluña, Castilla, América Centro Norte y América del Sur), 2 viceprovincias (Brasil y Los Andes) y una delegación (Angola). La Curia general está en la villa de Madrid y la casa madre en Girona, donde descansan los restos mortales de Francisco J. Butiñá. La presente superiora general es María Benita de la Cuerda Fernández Cabrera.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Hijas de San José

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas