Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Orden de la Merced

salud  ıllı Orden de la Merced 


La Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más famosa como Orden de la Merced (en latín: Ordo Beatæ Mariæ Virginis de Redemptione Captivorum), es una orden religiosa católica, fundada en mil doscientos dieciocho por san Pedro Nolasco (ca. 1180–1245) para la redención de los cristianos cautivos a cargo de musulmanes (sesenta hasta mil setecientos setenta y nueve). Los mercedarios se comprometen con una cuarta parte voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad del resto órdenes, a liberar a otros más enclenques en la fe, si bien su vida peligre por este motivo.

Coat of Arms of the Mercedarians.svgOrden de la Merced

 

 

Los mercedarios en el mundo

En dos mil nueve, la Orden tenía ciento cincuenta y siete casas y setecientos veinticuatro religiosos. Estos monjes se extienden por veintidos países (Angola, Argentina, Bolivia, Brasil, Camerún, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, U.S.A., Guatemala, Honduras, India, Italia, México, Mozambique, Panamá, Perú, Puerto Rico, R. Dominicana, Venezuela) estructurados en 9 provincias (Aragón, Argentina, Brasil, Castilla, Chile, México, Perú, Quito-Ecuador y Romana), y 4 vicariatos (Caribe, América Central, USA y Venezuela).

 

El carisma mercedario y las nuevas formas de cautividad

Entre mil setecientos setenta y seis y mediados del s. XIX se generan las últimas redenciones de cautivos, con lo que desde ese instante se hace preciso redefinir las funciones de la Orden. De esta manera, desde la restauración de la Orden en mil ochocientos ochenta por el Profesor General P. Pedro Armengol Valenzuela, se generó una reflexión para ahondar en cuál había de ser la labor de los mercedarios en los nuevos tiempos.

A partir de ahí, se abrieron institutos (por poner un ejemplo, el "Tirso de Molina" en mil novecientos diez en Ferrol, España) y se establecieron misiones (por poner un ejemplo, en mil novecientos veintidos en el Piauí, Brasil).

En las Constituciones de la Orden, en nuestros días en vigor, de mil novecientos ochenta y seis se dice: "Las nuevas formas de cautividad forman el campo propio de la misión y cuarto voto mercedarios, se dan allá donde hay una situación social en la que concurran las próximas condiciones:

  1. es opresora y humillante de la persona humana;
  2. nace de principios y sistemas opuestos al evangelio;
  3. pone en riesgo la fe de los cristianos; y
  4. ofrece la posibilidad de asistir, visitar y redimir a quienes se hallan dentro de ella."

 

Fuentes cronísticas para la historia de la Orden

Dice Fr. Guillermo Vázquez que, siendo los mercedarios pocos, "estamos excusados de buscar los incontables mártires, doctores, escritores, obispos y santos que no cabían en tan insignificante número de religiosos". De ahí que tendrán que pasar más de 2 siglos hasta el momento en que tengamos la primera obra cronística de la Orden. Ya antes, debemos ajustarlos a los documentos, bulas pontificias, diplomas regios,... para poder aproximarnos a los orígenes del instituto.

 

  1. Speculum fratrum Ordinis Beatissime Dei genitricis Marie de Mercede Redempcionis Captivorum, redactado por Nadal Gaver en mil cuatrocientos cuarenta y cinco. Se preservan 3 manuscritos: el preservado en el Fichero de la Corona de Aragón de mil cuatrocientos cuarenta y cinco, en la biblioteca municipal de Toulouse de mil cuatrocientos setenta, y en la Compilación Robbins de la Universidad de Berkeley copiado poco tras mil cuatrocientos cuarenta y cinco. Esta obra es esencial por verse reflejada en crónicas siguientes. Cuenta con una historia de la fundación de la Orden, de los superiores de Barna, de las divisiones sucedidas en la Orden y con las Constituciones de mil doscientos setenta y dos (en catalán) y las albertinas de mil trescientos veintisiete.
  2. Opusculum tantum quinque super commutatione votorum in redemptione captivorum redactadas por Gaspar de Torres, publicada en Salamanca en mil quinientos sesenta y cinco. Así como la Regla y Constituciones de la Orden, el creador agrega 2 obras, una en latín, De initio ac fundatione sacri Ordinis beatae Mariae de Mercede Redemptionis captivorum, y otra en español, Declaración en lengua vulgar de las Constituciones y Ordinario de la Religión, en la que dedica múltiples episodios a charlar de la fundación.
  3. Regula et Constitutiones sacri ordinis beatae Mariae de mercede redemptionis captiuorum, editadas por Francisco Zumel, en Salamanca en mil quinientos ochenta y ocho. Del mismo modo que en el caso precedente, al lado de la parte jurídica de la Regla y las Constituciones, hallamos 2 obras históricas: De initio ac fundatione sacri Ordinis beatae Mariae de Mercede Redemptionis captivorum, basada en la obra de igual nombre de Gaspar de Torres; y De Vitis Patrum que cuenta la vida de los Generales de la Orden desde el principio, en un caso así, el creador arguye fuentes propias, manuscritos viejos, que harían, por servirnos de un ejemplo, que la vida de Pedro Nolasco contenga diferencias en los 2 opúsculos.

 

En España, la conquista de la Península Ibérica por los árabes en el año setecientos once y la siguiente resistencia cristiana llevaron a un enfrentamiento de más de 7 siglos.En el marco del mismo, así sea en batallas o bien razzias, los 2 bandos hacían cautivos que eran reducidos a servidumbre y estaban en riesgo de perder la fe. En frente de esta situación, las autoridades públicas cristianas procurarán crear sistemas de redención de esos cautivos. Exactamente la misma Iglesia se sentía concernida, llegando a ofrecer indulgencias de Cruzada a quienes defiendan a los cristianos de las razzias musulmanas (Clemente III en mil ciento ochenta y ocho a los defensores de Tarragona). Es en este contexto histórico en el que va a surgir la Orden de la Merced.

De Pedro Nolasco, el creador de la Orden, conocemos poco. Un joven comerciante de lonas de Barna procuró poner antídoto a esta situación. Pronto comenzó a actuar en la adquisición y rescate de cautivos, vendiendo cuanto tenía. La noche del 1 de agosto de mil doscientos dieciocho se le apareció la Virgen María, le animó en sus intentos y le transmitió el orden de fundar la Orden Religiosa de la Merced para la redención de cautivos. Esta advocación mariana, que nace en España, se propagará por el resto del planeta. Fue aprobada por la santa Sede en mil doscientos sesenta y cinco.

Fue como Pedro Nolasco funda una orden dedicada a la "merced" (realización de una buena acción sin aguardar nada a cambio). Su misión era, puesto que, la clemencia para con los cristianos cautivos a cargo de los musulmanes. Muchos de los miembros de la orden intercambiaban sus vidas por la de presos y esclavos. Fue apoyado en la fundación por el rey Jaime I el Conquistador. El año mil doscientos sesenta y cinco aparecieron las primeras monjas mercedarias, inspiradas por santa María de Cervelló.

San Pedro Nolasco y sus monjes serían muy devotos de la Virgen María y la tomaron como patrona y guía. De ahí que la honran como Madre de la Merced o bien Virgen Salvadora. En mil doscientos cuarenta, muere el creador. Los primeros mercedarios tomaron parte en la conquista de Mallorca en mil doscientos veintinueve y en la de Valencia en mil doscientos treinta y ocho, y asimismo recibieron incesantes beneficios del rey.

El hábito blanco del monje mercedario, por tradición, se piensa que fue un obsequio de exactamente la misma Virgen María al creador de la Orden.

El reconocimiento oficial de la Iglesia universal vino de la mano del Papa Gregorio IX, quien aprobó la orden el diecisiete de enero de mil doscientos treinta y cinco, dándoles la regla de San Agustín. Por esta razón la Orden a lo largo de un breve periodo incluyó en su nombre las palabras Ordinis Sancti Agustini (Magister ordinis Sancti Agustini domus sancte Eulalie Barchinone et eciam Mercedis Captivorum, mil doscientos cuarenta y seis). Estaba compuesta por religiosos y caballeros (monjes legos o bien coadjutores) que recibieron la corporación preceptiva del prelados de Barna y la investidura militar del rey Jaime I el Conquistador.

Basándose en toda la experiencia amontonada sobre los rescates de cautivos, el Rey Alfonso X de Castilla, yerno de Jaime I el Conquistador, recoge en las 7 Partidas de qué forma debían generarse dichos rescates.

Desde mil doscientos cincuenta y nueve los progenitores Mercedarios comenzaron a propagar la devoción a la Virgen de la Merced (o bien de las Mercedes), extendiéndola por el planeta. El culto se propagó prontísimo por Cataluña y por toda España, Francia y también Italia desde el siglo XIII.

Los Mercedarios van a llegar al continente americano y pronto la devoción a la Virgen de la Merced se extiende extensamente. En Cuba, Rep. Dominicana, Perú, Argentina, Venezuela y otros muchos países, la Virgen de la Merced es bien conocida y reverenciada. Es la patrona de Barna, urbe en la que murió el creador y de origen de la Orden, entre otros lugares. Lutgarda Pero i Mateu es su creadora.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Orden de la Merced

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas