Portal sobre Colegios Diocesanos y Religiosos (2018-2019)

COLEGIOS DIOCESANOS Y RELIGIOSOS: HISTORIA, FUNDADORES, EQUIPOS DIRECTIVOS, PROFESORADO, ALUMNOS, PADRES Y ACTIVIDADES

Directorio de Órdenes y Congregaciones Religiosas:

ıllı Orden Franciscana Seglar

salud  ıllı Orden Franciscana Seglar 


Resulta realmente difícil buscar los orígenes de la Orden Franciscana Seglar. Los trabajos históricos más recientes sobre el tema consideran que su origen se halló en los “penitentes” que florecieron en Europa desde el siglo XII. Se trataba de mujeres y hombres que procuraban continuar una vida de conversión sin dejar su realidad, y que se asociaban generalmente en pequeños conjuntos o bien hermandades.


San Francisco de Agarráis empezó su experiencia religiosa llevando exactamente una vida de penitente, y los primeros monjes menores se presentaron al comienzo a sí mismos como “penitentes” de Agarráis. En unos pocos años, el movimiento franciscano se transformó en formas de vida religiosa regular, tanto masculinas (los Monjes Menores) como femeninas (las Clarisas). Mas al tiempo, bajo la inspiración directa de la ciudad de San Francisco de Agarráis y de los primeros monjes menores fueron brotando hermandades de seglares que vivían como Hermanos y Hermanas de la Penitencia y que se sentían miembros de la enorme Familia Franciscana. Para ellos San Francisco pensó un proyecto de vida evangélica seglar en su Familia Religiosa, del que nació la “Orden de la Penitencia” o bien Tercera Orden Franciscana.


El veloz desarrollo de las hermandades de seglares franciscanos forzó a crear reglas que regularan su forma de vida, su organización y su papel en la sociedad. Para esto el papa Honorio III aprobó en mil doscientos veintiuno el Memoriale Propositi, que se ha considerado como la “primera regla” que la Iglesia entregó a los Franciscanos Seglares, y que recogía las orientaciones que Francisco había dado a las Hermandades de Penitentes.


A lo largo del siglo XIII las hermandades de penitentes franciscanos medraron por toda Europa. Estas hermandades locales estaban unidísimas entre sí, y desde muy temprano los franciscanos seglares sabían que formaban una parte de una orden universal. En el año mil doscientos treinta una bula papal ya nombraba de manera expresa a los “Hermanos de la Tercera Orden de San Francisco”.


Pero la aprobación oficial de esta manera de vida por el Papa no llegaría hasta el año mil doscientos ochenta y nueve. Fue entonces cuando el papa Nicolás IV aprobó una Regla para “todos los hermanos y hermanas de la penitencia” de la ciudad de San Francisco, que representaba la aprobación oficial de la Orden Tercera Franciscana, que es como se llamó a lo largo de un buen tiempo a la Orden Franciscana Seglar. La Regla de mil doscientos ochenta y nueve, dejaba prácticamente exactamente los mismos contenidos del Memoriale Propositi de mil doscientos veintiocho, si bien ordenándolos y estableciendo que los franciscanos seglares quedaban bajo el cuidado espiritual de los monjes de la Primera Orden.


Durante la Edad Media la expansión de la Tercera Orden Franciscana fue increíble. La repercusión de los franciscanos seglares en la sociedad medieval fue muy grande. En sus Hermandades había gente de todos y cada uno de los conjuntos sociales de la temporada ayudando a suprimir poquito a poco las bases de la sociedad feudal, apareciendo sentimientos democráticos. Sobre todo en Italia el movimiento penitencial franciscano asistió a la sociedad de las urbes, que padecían de manera frecuente la guerra y los enfrentamientos civiles. Sabemos asimismo lo esencial que fue el franciscanismo seglar en la Edad Media por la enorme cantidad de santos de la temporada que hubo en la Orden.


En la Edad Moderna, la Orden Franciscana Seglar degeneró en Italia y en los países donde triunfó la Reforma Protestante, mas al tiempo, desde principios del siglo XVII el franciscanismo seglar medró en Portugal, España y sus dominios en Europa y en el Nuevo Planeta. A lo largo de esta temporada, no obstante, la pertenencia a la Orden Tercera se transformó más bien en una moda, y una buena parte de sus propuestas de vivir conforme el Evangelio en el planeta perdieron relevancia en frente de otras formas de devoción más exteriores. Incluso de esta manera los terciarios prosiguieron influyendo sobre la vida religiosa de los lugares donde se encontraban: en España, por poner un ejemplo, las hermandades franciscanas seglares impulsaron y dirigieron muchas cofradías piadosas y también ideas de caridad y de asistencia social, como centros de salud y escuelas.


Los sucesos políticos del siglo XVIII y XIX, que suprimieron las órdenes religiosas, dejaron en mala situación a las hermandades de franciscanos seglares. Mas el franciscanismo seglar volvió a surgir desde la segunda mitad del siglo XIX merced a la restauración de la Orden de Monjes Menores, que cara un apostolado más social y activo, la ola de simpatía cara San Francisco que se vivió en aquella temporada y el apoyo de los múltiples Papas, muchos de ellos terciarios franciscanos. León XIII impulsó que los franciscanos seglares se amoldasen a los nuevos tiempos aprobando en mil ochocientos ochenta y cuatro una nueva versión de la Regla de la Orden Tercera más simple y actualizada y además de esto animó su propagación por todo el planeta.


Gracias a esto, en la década de mil novecientos treinta se llegaron a lograr prácticamente 4 millones de terciarios franciscanos, miembros no solo de la Iglesia Católica, sino más bien asimismo de otras confesiones cristianas, como la Iglesia Anglicana o bien el calvinismo.


Pero esa temporada no duró un buen tiempo y desde la década de mil novecientos cuarenta la Tercera Orden Franciscana degeneró de forma rápida. Esto fue por la conversión de las hermandades en simples “cofradías piadosas”.


A partir de mediados del siglo veinte se estudia la renovación y revitalización del franciscanismo seglar desde diferentes ramas de la Familia Franciscana. Para esto fue definitiva la celebración del Concilio Vaticano II, que dio relevancia al papel de los laicos en la vida de la Iglesia. Bajo el nuevo espíritu del Vaticano II se ahondó en la vida de los laicos en la Familia Franciscana, proponiendo la necesidad de regresar a los genuinos orígenes de la manera de vida franciscana seglar, mas sin desatender “la atención al Espíritu en la lectura y también interpretación de los signos de los tiempos.” De este nació una nueva para los franciscanos seglares, para amoldar la espiritualidad franciscana al planeta actual, que son las que regulan la vida de las hermandades franciscanas seglares hoy día.


Regla aprobada en mil novecientos setenta y ocho por Pablo VI, Al lado de la Regla, la santa Sede decretó unas nuevas Constituciones Generales en el año dos mil que son las que regulan la vida de las hermandades franciscanas seglares hoy día.


La O bien.F.S. se estructura en 4 niveles: local, regional, nacional y también internacional. Las hermandades en todos y cada uno de los niveles son animadas y guiadas por un Consejo y un Ministro (o bien Presidente). Este Consejo correctamente escogido en los diferentes niveles, conforme establecen las C.C.G.G. de la O bien.F.S., está formado por los próximos oficios: Ministro, Vice-Ministro, Secretario, Ecónomo, y Responsable de la Capacitación. Es parte del Consejo por derecho, el Asistente Espiritual de la Hermandad.


Existe una hermandad local, regional, nacional y también internacional.


Está aquí: Inicio > [ RELIGIOSOS/AS ] > ıllı Orden Franciscana Seglar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas